Saltar al contenido
Portada » Como limpiar el bronce

Como limpiar el bronce

Cómo limpiar el bronce sin eliminar la pátina

Joanne Thomas escribe para publicaciones impresas y en línea desde 2004. Como especialista en todo lo relacionado con la comida y la bebida, ha escrito artículos para Livestrong, Robert Mondavi y Modern Mom, entre otros. Encontró sus primeros trabajos en una serie de cocinas antes de pasar a celebrar la comida a través de la palabra escrita. Thomas reside en California y es licenciada en política por la Universidad de Bristol (Reino Unido). Más de este autor

El bronce es un metal precioso y lo es aún más cuando envejece hasta alcanzar un acabado mate de color marrón cobrizo. No es de extrañar que el bronce se haya utilizado durante milenios para artículos decorativos y funcionales, desde joyas y esculturas hasta monedas e instrumentos musicales.

Además, el bronce es muy resistente y, por lo general, requiere un mantenimiento mínimo más allá de una limpieza ocasional. La limpieza del bronce antiguo requiere un enfoque cuidadoso. Hay que entender que su pátina natural es deseable y no algo que deba pulirse. La limpieza del verdín, una capa verde azulada en la superficie del bronce, requiere una solución más agresiva.

->  Como pintar las juntas de los azulejos

Wd40 para limpiar el bronce

Distinguido por su color marrón amarillento, el bronce es una mezcla de cobre y estaño y a veces otros elementos. Los objetos domésticos, las joyas, las estatuas y las medallas suelen ser de bronce. Dado que los objetos de bronce contienen grandes cantidades de cobre, su acabado cambia naturalmente de color por la exposición al oxígeno. A muchos coleccionistas de bronce les gusta conservar la pátina del bronce porque refleja la edad y la historia de un objeto. Afortunadamente, se puede limpiar el bronce sin eliminar su pátina natural.

Pase el pincel suavemente por la superficie del bronce. Cubra ligeramente toda la superficie de bronce, incluidas las grietas, con una fina capa de cera en pasta. Deje que la cera se seque según las instrucciones del producto.

¿Debe limpiar el bronce antiguo?

El bronce es una aleación de cobre (combinación de cobre y estaño) y cuando se expone al aire y a la humedad, desarrolla una capa verdosa en su superficie. Esta capa verdosa se conoce como pátina. Aunque este acabado oscurecido añade carácter al bronce, algunos lo consideran antiestético y prefieren que su bronce tenga un aspecto limpio y brillante. Hay dos pulimentos básicos que se pueden utilizar para limpiar y pulir el bronce. Cualquiera de los dos métodos le ayudará a eliminar de forma segura la pátina de sus piezas de bronce y a devolverles el lustre y el brillo. Ambos métodos son igual de efectivos, así que la elección es suya.

->  Cual es la mejor pintura para interiores

Limpieza del bronce con ketchup

La pátina marrón oscura o verdosa que se forma en el bronce es muy deseable y debe conservarse; por lo tanto, no utilice pulidores de metales ni disolventes en ningún bronce ni agua en los bronces de interior. Basta con quitar el polvo.

Una pátina apagada puede reavivarse con una ligera capa de cera microcristalina. Asegúrese siempre de hacer una prueba en una zona poco visible para asegurarse de que la pátina es estable, ya que una pátina inducida artificialmente o pintada puede no serlo.

Los bronces arqueológicos o los objetos que han estado expuestos al aire salado pueden desarrollar la “enfermedad del bronce”, es decir, pequeñas manchas verdes de polvo en la superficie. Se puede encerar una pequeña zona inmediatamente, pero cualquier cosa más grave debe llevarse a un especialista en conservación o a un restaurador profesional para que le aplique un tratamiento especializado.

->  Decoracion de casas antiguas

Antes de limpiar el hierro o el acero, asegúrese de que el metal esté completamente seco; si el objeto es lo suficientemente resistente, elimine el óxido y la pintura sueltos con lana de acero o un cepillo de alambre, seguido de un removedor de óxido comercial o lana de acero empapada en parafina.

Elimine las pequeñas manchas de óxido con un paño abrasivo suave y unas gotas de un aceite penetrante ligero o ráspelas suavemente con un bisturí. El alcohol metílico o la gasolina blanca también son agentes de limpieza útiles.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad